AVERAGE WAIT

Wait times are an average and provided for informational purposes only. What does this mean?

Esclerosis Múltiple (MS, por sus siglas en inglés)

Uses

Principales Tratamientos Naturales Propuestos

  • Ninguno

Otros Tratamientos Naturales Propuestos

La esclerosis múltiple (MS por sus siglas en inglés) es una enfermedad que afecta la vaina grasa que cubre las fibras nerviosas y la médula espinal. Esta vaina, formada por una substancia llamada mielina, normalmente aisla las fibras nerviosas, permitiendo que se muevan los impulsos nerviosos de manera ágil y eficiente entre el cerebro, la médula espinal y el cuerpo. En la MS, las áreas de parches de este material aislante son destruídas y reemplazadas por tejido cicatrizante, lo que resulta en el retardo o bloqueo de las señales nerviosas. Las personas con MS podrían experimentar síntomas tales como visión borrosa, debilidad muscular y espasticidad, dificultad para caminar, coordinación deficiente, problemas de la vejiga, entumecimiento y fatiga. En su forma más común, la enfermedad comienza entre las edades de 20 y 40 años con un ataque inicial de síntomas seguidos de una remisión total o parcial. Normalmente siguen otros ataques y pueden conducir finalmente a un incapacidad progresiva. Otra forma de la enfermedad progresa más rápido.

Aunque no se sabe con certeza la causa de MS, los científicos generalmente suponen que esta es una enfermedad autoinmunológica en la cual el sistema inmunológico ataca a las células de mielina del cuerpo. Los científicos hacen la teoría de que algo, quizá una toxina o un virus, desencadena esta respuesta autoinmune en personas susceptibles. No todos parecen ser igualmente susceptibles. Los estudios de genes sugieren que la genética juega un papel en determinar quien contrae la enfermedad, pero otros factores también parecen ser importantes. Por ejemplo, la MS tiende a ser más común entre más se acerque uno al ecuador. 1 Esta enfermedad también es más predominante en sociedades con mayor consumo alimenticio de carne y grasa animal, un consumo bajo de grasas no saturadas comparadas con las grasas saturadas y menor consumo de pescado. 2–4 No todos concuerdan en que todos esos factores contribuyan en realidad a la enfermedad. Ciertos factores simplemente estarían asociados con la causa real.

Todavía no hay cura para la MS, pero varios medicamentos nuevos - incluyendo dos formas de la substancia antiviral interferona y una droga sin relación, el acetato de glatiramer (Copaxon) - parecer ser capaz de reducir la frecuencia de recaídas en personas con ciertas formas de MS. Uno de estos medicamentos, la interferona beta 1-a (Avonex) se considera que en realidad retarda el índice de incapacidad física. Otros medicamentos reducen la gravedad de ataques agudos o tratan síntomas específicos tales como la espasticidad muscular.

Tratamientos Naturales Propuestos

Mientras que no existen tratamientos naturales bien documentados para la esclerosis múltiple, hay pocas opciones que podrían proporcionar alguna ayuda.

Existe cierta evidencia de que cambiar el tipo y la cantidad de grasa en la dieta podría alterar el curso de la MS. Con base en observaciones de estudios de población que vinculan las dietas reducidas en grasa o en grasas saturadas para reducir los índices de MS, el médico R.L. Swank desarrolló una dieta especial baja en grasa para la MS en la cual las grasas no saturadas reemplazan a la mayoría de grasas saturadas. Este enfoque, llamado la dieta Swank, ha sido utilizado por muchas personas con MS. Cuando él analizó los efectos a largo plazo de la dieta sobre los pacientes, Swank descubrió que aquellos que se apegaban estrechamente a la dieta durante 20 a 34 años desarrollaron menos incapacidad física de manera significativa que aquellos que comieron más grasa saturada. 5,6 Debido a que estas no fueron pruebas controladas, de hecho no demostraron que la dieta Swank funcionara. Sin embargo, la posible conexión entre la MS y los ácidos grasos sigue incitando interés y se ha propuesto una serie de ácidos grasos esenciales como posibles tratamientos para la MS (vea más adelante). Aunque es intrigante si existe un lazo entre el consumo de grasa y la MS, la investigación aún no ha brindado evidencia contundente de que alguno de estos tratamientos ayude.

Ácido Linoleico

Uno de los ácidos grasos esenciales omega-6, un grupo de grasas tan necesarias para el cuerpo como las vitaminas, el ácido linoleico, se encuentra en grandes concentraciones en los aceites de girasol y cártamo así como en concentraciones más bajas en la mayoría de otros aceites vegetales. Varios investigadores han analizado si el ácido linoleico en la forma de aceite de semilla de girasol puede ayudar a tratar la MS, pero los resultados de su investigación fueron erróneos.

Tres grupos de investigadores realizaron estudios de doble ciego , utilizando aceite de oliva como placebo para ver si los suplementos de ácido linoleico podían afectar los síntomas o transcurso de MS. 7–9 Dos de esos estudios (uno que involucró a 75 personas, el otro a 116) descubrió que aquellos que tomaban ácido linoleico tenían ataques más cortos y menos graves de MS comparados con aquellos que tomaban placebo. 10,11 Sin embargo, en los dos años que duró el estudio, no se afectaron de manera significativa la frecuencia de ataques y los niveles totales de incapacidad física. El tercer estudio de 76 personas descubrió que el ácido linoleico no tuvo efectos sobre los ataques de MS o en los grados de incapacidad física durante 2 1/2 años, en comparación con el aceite de oliva. 12

Otra investigación sugiere que estos estudios tal vez fueron muy pequeños - que tardaría más de dos años para que el ácido linoleico ejerciera sus efectos sobre la mielina. 13 El aceite de olivo también contiene importantes ácidos grasos; otros se han preguntado si el aceite de olivo pudo haber sido un tratamiento efectivo por sí solo, ocultando por lo tanto los beneficios del ácido linoleico. Finalmente, otro investigador que examinó cuidadosamente los reportes de estudio descubrió que el ácido linoleico podría haber sido efectivo en aquellos individuos con síntomas menos graves de MS. 14,15

Aunque es interesante, este tipo de análisis posterior al hecho debe interpretarse con precaución. Se necesitan más estudios para confirmar si el ácido linoleico, tomado a principios del transcurso de la MS o en otras ocasiones, tiene el poder para prevenir, retardar o mejorar la incapacidad física.

Dosis

En los tres estudios de doble ciego descritos anteriormente, los participantes recibieron de 17 a 20 g de ácido linoleico al día, el equivalente de 1 onza de aceite de semilla de girasol.

Cuestiones de Seguridad

Como nutriente que se encuentra en la comida, se considera que el ácido linoleico es seguro. Sin embargo, no se ha determinado la dosis máxima segura para los niños pequeños, mujeres embarazadas o que amamantan o personas con enfermedad renal o hepática grave.

Otros Aceites Grasos Esenciales

Ha habido mucho entusiasmo acerca de otros ácidos grasos esenciales como tratamientos para la MS, incluyendo aquellos que se encuentran en el aceite de pescado (omega 3) y en el aceite de onagra (omega 6). Sin embargo, la evidencia actual aún no sustenta este concepto.

Las pruebas de sangre entre personas con MS han descubierto niveles más bajos de ácidos grasos omega 3 en sus líquidos corporales y tejidos comparados con aquellos sin MS. 16,17 Esto sugiere, pero no prueba, que el tomar más ácidos grasos omega 3 podría ayudar. Únicamente los estudios doble ciego controlados por placebo pueden demostrar que el tratamiento funciona verdaderamente. (Para conocer las razones, consulte ¿Por qué las Terapias Complementarias Dependen de los Estudios de Doble Ciego? ) Desafortunadamente, el único estudio reportado doble ciego sobre el aceite de pescado para la MS no encontró evidencia de algún beneficio. En este estudio de 2 años con 292 personas con MS, que comparó los ácidos grasos omega 3 del aceite de pescado con un placebo de aceite de olivo, no hubo diferencias significativas entre los dos grupos. 20

De manera similar, mientras que algunos investigadores han sugerido que el ácido gama linoleico (GLA por sus siglas en inglés) podría ser benéfico en la MS, 21 hasta ahora la poca evidencia que existe sigue siendo más negativa que positiva. 22 - 24

Para más información, incluyendo la dosis recomendada y cuestiones de seguridad, vea los artículos sobre GLA y aceite de pescado .

Treonina

Evidencia temprana sugiere que la treonina, un aminoácido que se produce de manera natural, podría ser capaz de disminuir la espasticidad muscular que con frecuencia ocurre con la MS.

Dos estudios pequeños de doble ciego hallaron una mejora modesta pero estadísticamente significativa en la espasticidad muscular entre personas que tomaron treonina en comparación con aquellas que tomaron placebo. 25,26 En un estudio de 26 personas con MS, la mejora fue tan ligera después de 8 semanas de tratamiento que pudo ser detectada por los doctores pero no por los participantes. 27 En el otro, tanto los investigadores como algunos de los 33 participantes notaron una mejora después de 2 semanas de tratamiento, con reportes de ciertos participantes de menores espasmos y dolor más moderado. 28 De manera interesante, esta prueba más corta que mostró más mejoras también utilizó dosis menores; 6 g al día de L-treonina, al contrario de 7.5 g diarios de treonina. No se observaron efectos secundarios significativos en ambos estudios.

Vitamina B 12

Puesto que distintos estudios han descubierto que la MS está relacionada de vez en cuando con la deficiencia de vitamina B 12 , 29 - 31 y la falta de B 12 puede provocar problemas neurológicos por sí sola, algunos doctores recomiendan que algunos individuos con MS sean revisados por esta enfermedad. Un estudio altamente preliminar sugiere que las dosis excesivas de B 12 podrían mejorar ciertos resultados de las pruebas ("evocar potenciales") pero no la discapacidad, en personas con MS crónica progresiva. 33 Un estudio de doble ciego con 50 personas con MS descubrió que las dosis altas de hidroxocobalamina inyectable, una forma de vitamina B 12 , no afectó el transcurso de la enfermedad o el número de recaídas. 34

Para más información, incluyendo la dosis recomendada y cuestiones de seguridad, vea el artículo sobre vitamina B 12 .

Vitamina D

Nuestros cuerpos normalmente obtienen la vitamina D en una de dos formas: Por medio de nuestra dieta o por medio de exponer nuestra piel al sol. Más de un grupo de investigadores han observado que las zonas con menos luz solar tienden a tener mayor incidencia de MS, a menos que los residentes coman más pescado que sea rico en vitamina D. 35 - 38 Esto ha conducido hacia una teoría que dice que la vitamina D podría conferir cierta protección contra la MS. Hasta ahora, ningún estudio con humanos ha evaluado adecuadamente esta hipótesis; aunque un estudio mal diseñado sí investigó una combinación de calcio, magnesio y vitamina D administrada en la forma de aceite de hígado de bacalao y halló indicios de beneficios. 39

Para más información, incluyendo la dosis recomendada y cuestiones de seguridad, vea el artículo sobre vitamina D .

Fenilalanina y TENS

La fenilalanina es un ácido esencial, queriendo decir que lo necesitamos para vivir y nuestro cuerpos no pueden producirlo a partir de otros químicos. Nosotros normalmente obtenemos toda la fenilalanina que necesitamos para propósitos nutritivos de los alimentos altos en proteínas. Se ha estudiado la fenilalanina complementaria para la MS sólo en combinación con otro tratamiento: Estimulación nerviosa transcutánea (TENS), un aparato eléctrico portátil utilizado para disminuir el dolor y la espasticidad muscular.

Dos pruebas pequeñas de doble ciego compararon la fenilalanina con el placebo entre un total de 16 personas con MS que estaban siendo tratadas con TENS. 40 En ambos estudios, aquellos tratados con fenilalanina y TENS experimentaron menos espasticidad muscular, menores síntomas en la vejiga y menos depresión después de 4 semanas de tratamiento que aquellos tratados con TENS y placebo. Estos hallazgos son un tanto difíciles de interpretar, pero tienden a sugerir que la fenilalanina podría ser útil para la MS. Para obtener más información, incluyendo la dosis y cuestiones de seguridad, vea el artículo completo sobre fenilalanina .

Otros Tratamientos

Una forma especial de magnetoterapia llamada PEMF (terapia de campo electromagnético pulsátil) ha demostrado ser algo prometedora para la MS. En un estudio doble ciego controlado por placebo de dos meses de duración, a 30 personas con esclerosis múltiple se les aplicó un dispositivo real o una imitación de PEMF a uno de tres puntos de acupuntura sobre el hombro, espalda o cadera. 44 El estudio descubrió mejoras estadísticamente significativas en el grupo de tratamiento, con mayor grado en el control de la vejiga, función de la mano y espasticidad muscular.

Una pequeña prueba doble ciego sugiere que la terapia neural, un tratamiento relacionado con la acupuntura , podría ser útil para la MS. 42

El veneno de abeja ha generado mucho interés en el transcurso de los años, a pesar de la falta de investigación confiable que apoye su uso. Investigadores de la Georgetown University actualmente estan llevando a cabo un estudio sobre su seguridad en personas con MS.

Aunque algunas veces se sugiere al Ginkgo como tratamiento para la MS, un estudio de doble ciego examinó el ginkgolido B, un químico del ginkgo para tratar los ataques de MS, pero no halló alguna evidencia de beneficio. 43

Otros tratamientos algunas veces sugeridos para la MS incluyen monofosfato de adenosina (AMP por sus siglas en inglés). biotina , glicina , enzimas proteolíticas , selenio , vitamina B 1 , vitamina C y vitamina E , pero hay poca o nula evidencia que apoye estas recomendaciones.

Revision Information

  • 1

    Esparza ML, Sasaki S, Kesteloot H. Nutrition, latitude, and multiple sclerosis mortality: an ecologic study. Am J Epidemiol . 1995;142:733 - 737.

  • 2

    Lauer K. The risk of multiple sclerosis in the U.S.A. in relation to sociogeographic features: a factor-analytic study. J Clin Epidemiol . 1994;47:43 - 48.

  • 3

    Alter M, Yamoor M, Harshe M. Multiple sclerosis and nutrition. Arch Neurol. 1974;31:267 - 272.

  • 4

    Esparza ML, Sasaki S, Kesteloot H. Nutrition, latitude, and multiple sclerosis mortality: an ecologic study. Am J Epidemiol . 1995;142:733 - 737.

  • 5

    Swank RL. Multiple sclerosis: twenty years on low fat diet. Arch Neurol . 1970;23:460 - 474.

  • 6

    Swank RL, Dugan BB. Effect of low saturated fat diet in early and late cases of multiple sclerosis. Lancet .1990;336:37 - 39.

  • 7

    Millar JH, Zilkha KJ, Langman MJ, et al. Double-blind trial of linoleate supplementation of the diet in multiple sclerosis. Br Med J . 1973;1:765 - 768.

  • 8

    Bates D, Fawcett PR, Shaw DA, et al. Polyunsaturated fatty acids in treatment of acute remitting multiple sclerosis. Br Med J . 1978;2:1390 - 1391.

  • 9

    Paty DW, Cousin HK, Read S, et al. Linoleic acid in multiple sclerosis: failure to show any therapeutic benefit. Acta Neurol Scand . 1978;58:53 - 58.

  • 10

    Millar JH, Zilkha KJ, Langman MJ, et al. Double-blind trial of linoleate supplementation of the diet in multiple sclerosis. Br Med J . 1973;1:765 - 768.

  • 11

    Bates D, Fawcett PR, Shaw DA, et al. Polyunsaturated fatty acids in treatment of acute remitting multiple sclerosis. Br Med J . 1978;2:1390 - 1391.

  • 12

    Paty DW, Cousin HK, Read S, et al. Linoleic acid in multiple sclerosis: failure to show any therapeutic benefit. Acta Neurol Scand . 1978;58:53 - 58.

  • 13

    Field EJ, Joyce G. Multiple sclerosis: effect of gamma linolenate administration upon membranes and the need for extended clinical trials of unsaturated fatty acids. Eur Neurol . 1983;22:78 - 83.

  • 14

    Dworkin RH. Linoleic acid and multiple sclerosis [letter]. Lancet . 1981;1:1153 - 1154.

  • 15

    Dworkin RH, Bates D, Millar JH, et al. Linoleic acid and multiple sclerosis: a reanalysis of three double-blind trials. Neurology . 1984;34:1441 - 1445.

  • 16

    Nightingale S, Woo E, Smith AD, et al. Red blood cell and adipose tissue fatty acids in mild inactive multiple sclerosis. Acta Neurol Scand . 1990;82:43 - 50.

  • 17

    Cunnane SC, Ho SY, Dore-Duffy P, et al. Essential fatty acid and lipid profiles in plasma and erythrocytes in patients with multiple sclerosis. Am J Clin Nutr . 1989;50:801 - 806.

  • 18

    Gallai V, Sarchielli P, Trequattrini A, et al. Cytokine secretion and eicosanoid production in the peripheral blood mononuclear cells of MS patients undergoing dietary supplementation with n-3 polyunsaturated fatty acids. J Neuroimmunol . 1995;56:143 - 153.

  • 19

    Goldberg P, Fleming MC, Picard EH. Multiple sclerosis: decreased relapse rate through dietary supplementation with calcium, magnesium and vitamin D. Med Hypotheses . 1986;21:193 - 200.

  • 20

    Bates, D. Dietary lipids and multiple sclerosis. Ups J Med Sci Suppl . 1990;48:173 - 187.

  • 21

    Horrobin DF. Multiple sclerosis: the rational basis for treatment with colchicine and evening primrose oil. Med Hypotheses . 1979;5:365 - 378.

  • 22

    Field EJ, Joyce G. Effect of prolonged ingestion of gamma-linolenate by MS patients. Eur Neurol . 1978;17:67 - 76.

  • 23

    Bates, D. Dietary lipids and multiple sclerosis. Ups J Med Sci Suppl . 1990;48:173 - 187.

  • 24

    Horrobin DF. Multiple sclerosis: the rational basis for treatment with colchicine and evening primrose oil. Med Hypotheses . 1979;5:365 - 378.

  • 25

    Lee A, Patterson V. A double-blind study of L-threonine in patients with spinal spasticity. Acta Neurol Scand . 1993;88:334 - 338.

  • 26

    Hauser SL, Doolittle TH, Lopez-Bresnahan M, et al. An antispasticity effect of threonine in multiple sclerosis. Arch Neurol . 1992;49:923 - 926.

  • 27

    Hauser SL, Doolittle TH, Lopez-Bresnahan M, et al. An antispasticity effect of threonine in multiple sclerosis. Arch Neurol . 1992;49:923 - 926.

  • 28

    Lee A, Patterson V. A double-blind study of L-threonine in patients with spinal spasticity. Acta Neurol Scand . 1993;88:334 - 338.

  • 29

    Baig SM, Qureshi GA, Minami M. The interrelation between the deficiency of vitamin B12 and neurotoxicity of homocysteine with nitrite in some of neurologic disorders. Biogenic Amines . 1998;14:1 - 14.

  • 30

    Reynolds EH. Multiple sclerosis and vitamin B12 metabolism. J Neuroimmunol . 1992;40:225 - 230.

  • 31

    Goodkin DE, Jacobsen DW, Galvez N, et al. Serum cobalamin deficiency is uncommon in multiple sclerosis. Arch Neurol . 1994;51:1110 - 1114.

  • 32

    Reynolds EH. Multiple sclerosis and vitamin B12 metabolism. J Neuroimmunol . 1992;40:225 - 230.

  • 33

    Kira J, Tobimatsu S, Goto I. Vitamin B12 metabolism and massive-dose methyl vitamin B12 therapy in Japanese patients with multiple sclerosis. Intern Med . 1994;33:82 - 86.

  • 34

    Simpson CA, Newell DJ, Miller H. The treatment of multiple sclerosis with massive doses of hydroxocobalamin. Neurology . 1965;15:599 - 603.

  • 35

    Goldberg P. Multiple sclerosis: vitamin D and calcium as environmental determinants of prevalence (a viewpoint). Part I: Sunlight, dietary factors and epidemiology. Int J Environ Studies. 1974;6:19-27.

  • 36

    Hayes CE, Cantorna MT, DeLuca HF. Vitamin D and multiple sclerosis. Proc Soc Exp Biol Med . 1997;216:21 - 27.

  • 37

    Vieth R. Vitamin D supplementation, 25-hydroxyvitamin D concentrations, and safety. Am J Clin Nutr . 1999;69:842 - 856.

  • 38

    Schwartz GG. Multiple sclerosis and prostate cancer: what do their similar geographies suggest? Neuroepidemiology . 1992;11:244 - 254.

  • 39

    Goldberg P, Fleming MC, Picard EH. Multiple sclerosis: decreased relapse rate through dietary supplementation with calcium, magnesium and vitamin D. Med Hypotheses . 1986;21:193 - 200.

  • 40

    Winter A. New treatment for multiple sclerosis. Neurol Orthop J Med Surg . 1984;5:39 - 43.

  • 41

    Winter A. New treatment for multiple sclerosis. Neurol Orthop J Med Surg . 1984;5:39 - 43.

  • 42

    Gibson RG, Gibson SL. Neural therapy in the treatment of multiple sclerosis. J Altern Complement Med . 1999;5:543 - 552.

  • 43

    Brochet B, Guinot P, Orgogozo JM, et al. Double blind placebo controlled multicentre study of ginkgolide B in treatment of acute exacerbations of multiple sclerosis. The Ginkgolide Study Group in multiple sclerosis. J Neurol Neurosurg Psychiatry . 1995;58:360 - 362.

  • 44

    Richards TL, Lappin MS, Acosta-Urquidi J, et al. Double-blind study of pulsing magnetic field effects on multiple sclerosis. J Altern Complement Med . 1997;3:21 - 29.